El arte de Fanita-Sarapiquí

Doña Fanita llegó a Sarapiquí hace 23 años, su familia era de Heredia y llegaron de paseo a la zona. Ella trabajaba como secretaria en contabilidad, también fue profesora de matemática en una escuela, pero las fuentes de empleo empezaron a escasear. Pintaba por pasatiempo, pero con una destreza muy particular. Empezó a estudiar Bellas Artes en la Universidad Nacional. Indica que “no sabía vender”, por lo que decidió llevar algunos cursos de administración para sentar las bases de su negocio.

Fotografías facilitadas por Fanny Carballo para FUNDECOR.

 

Actualmente ella pinta su mundo y le enseña a las demás personas a pintarlo. Da clases presenciales y hasta por whatsapp, a personas de todas edades pero principalmente a adultos mayores que necesitan descubrir y redescubrir sus habilidades y recordar que siempre es tiempo de empezar. Su mejor premio es la motivación que adquieren sus estudiantes desde las primeras clases “pintar es una terapia”. En este emprendimiento, su hija Cris participa, ella también pinta y da clases desde 2011.

Fotografías capturadas por: Fiona Grant para FUNDECOR.

 

A Fanita le gusta leer, conversar con su madre y su hija, es una persona fuerte, feliz, apuntada, moderna, dinámica, valiente, arriesgada y linda. Una de sus anécdotas más recientes es que una niña que llegó a recibir clases de pintura le dijo: “cuando sea grande quiero ser una artista que pinte”. Se inspira en la naturaleza, lo humano, las vivencias, “en Sarapiquí es facilísimo inspirarse”.

Fotografías capturadas por: Fiona Grant para FUNDECOR.

 

Fotografías capturadas por: Fiona Grant para FUNDECOR.

 

Esta es otra de las historias que les compartimos de gente y bosque en la cordillera.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otras publicaciones
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square