Luis Diego Jiménez, administrador de Corso Lechería

Trabajaba en Alajuela, desarrollando su profesión como guía turístico y conoció a Fredy Vargas del Restaurante Freddo Fresas, era el momento de emprender una nueva aventura en conjunto.

Luis Diego es un emprendedor, es apuntado, atento, simpático, con una excelente vibra, basta conversar unos segundos con él para sentir como si fuese tu amigo desde hace muchísimos años.

Fotografías facilitadas por Luis Diego Jiménez para FUNDECOR.

 

Él es de Cartago y se aventuró a trabajar en las faldas del Volcán Poás para desarrollar sus ideas, fortalecer capacidades de los pobladores locales, implementar buenas prácticas ambientales, sociales y dar lo mejor de sí. Detrás de Corso está él y Rufo (su perro) quién lo acompaña en estas peripecias, “anda en el tractor todo el día, baila por el queso, anda con las vacas”, y cuenta que una vez se encontraron con un armadillo en uno de los senderos.

Fotografías facilitadas por Luis Diego Jiménez para FUNDECOR.

 

Él tiene una pasión que se desborda, se nota en su mirada y da lo mejor de sí cada día. Tiene dos hijos: Gabriel de 2 años y José Andrés de 7. Diego sabe que lo mejor de su trabajo es el ejemplo que genera en sus hijos, ellos están enamorados del paisaje, de la montaña, las vacas, el contacto con la gente, y la libertad de estar en el campo. Diego recuerda y nos comparte que la primera palabra de Gabriel fue “vaca”, sus hijos han aprendido a amar a los animales, les gusta conversar y hacer nuevos amigos.

 

 Fotografías facilitadas por Luis Diego Jiménez para FUNDECOR.

 

Una historia más de gente que trabaja en la cordillera, por hacer de éste un mejor lugar. www.fundecor.org/unidosporelbosque

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otras publicaciones
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square