Juan Dobles-Poás, 40 años de servicio y buscando el tesoro de la Isla del Coco

Juan Dobles inició su trabajo como guardaparques en el año 1975 en el Parque Nacional Volcán Poás, y se dedicó al trabajo con áreas silvestres protegidas durante 40 años. “Siempre me gustó la montaña, los ríos, las pozas de Puriscal, el bosque”. Él nació en Parrita, actualmente comparte sus días con su esposa Mercedes, sus 5 hijos:  Juan José, Sebastián, Isaías, Agustín, Olger, su nieta menor Luciana, sus cultivos y animales. Él fue guardaparque, guía, trabajó en labores de control y protección y fue administrador de áreas protegidas, de todo esto lo que más le gustó fue caminar en la montaña. Entre anécdotas él cuenta que en una ocasión el Estado lo nombró representante de la Comitiva Especial para la Búsqueda del Tesoro de la Isla del Coco. Trabajó también en los Parques Nacionales: Poás, Cahuita, Santa Rosa, Tortuguero, Barra Honda, Volcán Irazú, Corcovado, Manuel Antonio, Reserva Natural Absoluta Cabo Blanco, Refugio de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo, Reserva Forestal de Grecia y Zona Protectora La Selva (hoy Parque Nacional Braulio Carrillo).

 

Por razones del destino, Juan inició en el Volcán Poás y ahí mismo terminó sus años de servicio. Algunas personas clave en su camino fueron: Eladio Ezeta un campesino que le enseñó mucho de las labores en campo y montaña, con él y otros compañeros se construyó la casa de guardaparques en el sector norte del Braulio Carrillo. Dos muy buenos amigos son : Carlos Murillo quien ha dedicado toda su vida a las áreas silvestres protegidas y Mauricio Arias que le apoyó mucho en las labores administrativas y con quien hizo “una muy buena yunta”, también su padre a quién siempre le gustó mucho la naturaleza, sembraba frijoles, tenía pollos, chanchos, le hablaba mucho de la montaña. En conjunto con sus compañeros de trabajo organizaron a grupos en comunidades para fortalecer sus capacidades, Juan recuerda a Manuel Castro Muñiz, un extranjero pensionado que aún apoya como voluntario las labores del Volcán Poás. También participó activamente organizando a un grupo de comerciantes de los alrededores del Volcán Poás con miras a realizar un desarrollo organizado del sector turismo, de ahí su apoyo a la Cámara de Comercio y Turismo de la Región del Volcán Poás en la que colaboraba con la Sra. Isabel Vargas (Colinas del Poás) y Lucía Alfaro, secretaria de la cámara.

 

A Juan Dobles le gusta la aventura, descubrir lugares, la crianza de animales, tiene gallinas, yeguas, le gusta montar a caballo y sembrar; actualmente tiene árboles de guanábana, carambola, naranjas y limones. El legado en su familia es ese amor por el ambiente, “mis hijos son de montaña, les gusta el trabajo de campo, uno de ellos mencionó que quería ser guardaparques. Él les contaba de sus historias, ellos se quedaban impresionados y le pedían que los llevara e indica que su esposa es 100% conservacionista. Luego de 40 años dedicados al ambiente, Juan menciona el gran apoyo que recibió de su familia, los amigos que cosechó en el camino, bonitos recuerdos, experiencia de trabajo con comunidades, algo que recordará por siempre.  

 

Fotografías de: Juan Dobles. Fotografía 1: con su perra Tara. Fotografía 2: con su nieta Luciana. Fotografía 3: con su esposa Mercedes y sus hijos: Juan José, Sebastián e Isaías. Fotografía 4: con sus hijos Agustín y Olger.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Otras publicaciones
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square